22 de mayo, 2020

Casos de éxito: el museo en la calle

Museos en la calle Proasur

El origen de estas instituciones se encuentra en el coleccionismo y su misión última es exponer los bienes patrimoniales que albergan. Los museos son espacios necesarios, puesto que inspiran y educan sobre el pasado, presente y futuro, y hacen al espectador partícipe del tejido cultural de una comunidad.

Los museos, adaptándose a los nuevos tiempos

Los museos deben concebirse como espacios de encuentro en los que los visitantes se sientan cómodos. Por eso, en una sociedad cada vez más tecnologizada, deben renovarse y revitalizarse. Deben relacionarse más con la sociedad, probando otras formas de convivencia, mostrándose más abiertos. Las cafeterías, restaurantes, tiendas de regalos y librerías que podemos encontrar en muchos de ellos ayudan a hacerlo más cercano y permiten la interacción con los visitantes.

¿En qué consiste el museo en la calle?

Cuando un museo busca acercarse a un sector de la población, debe desplazarse al espacio donde se reúne la comunidad, trasladarse a los espectadores. Existen muchas formas, algunas muy ingeniosas, de hacer que la gente entre en contacto con el museo: es el caso del museo en la calle. Esta acción consiste en sacar las piezas del museo y exhibirlas fuera. No significa que salgan las obras, sino que se pueden exponer representaciones en espacios interesantes.

¿Quieres conocer qué museos salieron a la calle?

Existen diversas formas de sacar las piezas de un museo; algunas son más llamativas que otras, pero todas tienen el mismo cometido: darse a conocer y acercarse a la sociedad.

  • El Rijksmuseum y la primera exposición de arte de carrusel

Hace unos años, los viajeros que llegaban al aeropuerto de Schiphol, en la capital holandesa, se encontraban con una sorpresa a la hora de recoger su equipaje: algunas de las piezas más importantes de Van Gogh o Rembrandt decoraban la cinta 16. El motivo era la reapertura de la sede del Rijksmuseum en la terminal, por lo que, a modo de celebración, se llevó a cabo esta iniciativa: recrear en las cintas de equipaje 46 de las piezas del museo.

  • El Prado y la Maraton de Madrid

El año pasado se llevó a cabo en la capital la EDP Rock 'n' Roll Madrid Marathon & ½, un recorrido de 42 kilómetros que atravesaba la ciudad. Al coincidir con el segundo centanario de la pinacoteca, decidieron unir fuerzas: a modo de incentivo, los participantes se encontraban una pieza del museo con cada kilómetro recorrido.

  • El Thyssen-Bornemisza y «La Luz de la Pintura»

Con motivo del 25 aniversario de la pinacoteca, durante octubre de 2017, el Palacio de Villahermosa estaba cubierto con unas pantallas en las que se representaban algunas piezas en 3D.

Nuestros casos de éxito de museos en la calle

El Museo del Prado es uno de los más visitados del territorio español, registrando en torno a tres millones de visitas al año, pero hay mucha gente que aún no se acerca a la institución, y por eso se realizan diversas exposiciones exhibiendo su patrimonio cultural. Proasur hemos colaborado en varias ocasiones con esta institución para trasladar el museo a la calle.

  • El Museo del Prado de Gira por España

Con motivo del bicentenario de la institución, desde 2018 —hasta la actualidad— se está llevando a cabo la actividad «De gira por España», consistente en ceder 12 obras a diversas instituciones autonómicas.

Ofrecimos nuestros servicios durante el proyecto técnico, la producción y el montaje de los soportes expositivos.

  • El Prado en las calles

Otra iniciativa que llevamos a cabo con el museo, y que también está aún en circulación, es «El Prado en las calles». En esta ocasión no se sacan las obras, sino que una selección de las más importantes se reproduce fotográficamente en escala 1:1.

¿Qué hace destacar esta iniciativa?

Gracias a la buena resolución de las impresiones, se pueden apreciar detalles que en el museo no se ven. Además, al no haber cordones de seguridad que marquen una distancia, el espectador puede acercarse todo lo que quiera. No hay un horario impuesto, por lo que se pueden repasar las obras en diferentes momentos del día con diversas luces, adivinando la riqueza de matices.