10 de julio, 2020

Claves para conseguir con éxito la internacionalización de empresas culturales

internacionalizacion de empresas culturales

 

En un mundo determinado por la globalización, el afán de crecimiento internacional por parte de las empresas ya no es una elección, sino una necesidad aunque se tenga éxito en el mercado nacional. Es necesario dar un paso hacia adelante e ir más allá. Podría decirse que surge en parte como respuesta a la supervivencia y crecimiento de empresas en un mercado tan competitivo.

La globalización es un fenómeno que afecta por igual a personas y empresas de todo el mundo, y que viene marcado un por un flujo masivo de información de manera rápida e internacional propiciado por internet. Así es que, a día de hoy, un consumidor puede comparar y comprar productos de casi cualquier parte del mundo.

Pero antes de dar el paso, hay que saber reconocer que la internacionalización conlleva riesgos, beneficios y dificultades a los que se debe hacer frente.

¿Qué es la internacionalizacion?

La internacionalización es un proceso mediante el cual una empresa desarrolla total o parte de sus actividades en otros países distintos al nacional. Este concepto no se diferencia mucho del de “globalización”, aunque para algunos sí tienen matices diferentes: por ejemplo, este segundo termino obvia las diferencias propias de cada cultura y cada país.

Se trata de un proceso que se desarrolla con el tiempo, por lo que es necesario elaborar una planificación previa, pero que no sea estática, ya que pueden surgir cambios y necesidades a los que es preciso adaptarse. La internacionalización puede además afectar a la empresa, produciendo cambios en la estructura en el funcionamiento.

Es muy importante tener en cuenta que, en la salida al mercado internacional, es posible que surjan diferencias culturales. En esos casos, habrá que abordarlas desde el respeto, la tolerancia y el diálogo. Por eso es importante considerar los factores y especificaciones culturales como parte de la estrategia de internacionalización, no solo para potenciarlo sino también a la hora de elegir qué productos se pueden promocionar en el país de destino.

Cómo se consigue la internacionalización

La internacionalización de empresas culturales y creativas se puede abordar de diferentes formas, pero sin dejar aun lado las necesidades de cada realidad. La internacionalización de este tipo de industrias supone un reto, ya que, debido a las diferencias culturales y sociales con los demás países, no todos los productos son exportables.

No se pueden generalizar unas etapas de internacionalización, ya que cada empresa tiene sus propios servicios y sus propias necesidades. Pero es cierto que a la hora de dar este paso una empresa, se recomienda tener una serie de factores en cuenta.

Evaluar la viabilidad de la internacionalización

Es preciso evaluar la viabilidad de la internacionalización antes de trazar un plan con las estrategias para conseguirlo. Para ello habrá que analizar los puntos fuertes y débiles de la empresa y sopesar los riesgos y beneficios que supone. Una buena opción es realizarlo mediante un análisis DAFO.

Motivación por la internacionalización

Como para todo, la motivación debe ser fundamental. Antes de adentrarse en esta aventura, es necesario comprobar que se dispone de recursos tanto materiales como financieros que garantizan la internacionalización, y también que el personal humano es suficiente y está bien preparado.

Aquí también entra en juego que el personal profesional esté altamente cualificado, por eso es necesario estar en formación continua, tanto del sector como de las estrategias digitales.

Fijar unos objetivos

Para poder garantizar la internacionalización, es recomendable fijar unos objetivos concretos y realistas que se puden estimar a bajo, medio y largo plazo. Una buena opción es seguir la metodología SMART (Specific, Measurable, Achievable, Relevant, Time-Oriented), es decir: establecer objetivos específicos, medibles (para llevar el control), alcanzables, relevantes y con una fecha límite.

Realizar un análisis

Para apostar por la internacionalización, una empresa debe realizar un estudio de mercado y público que le permita seleccionar los que más se ajusten a sus servicios.

1. Priorizar los mercados. No todos los productos culturales son exportables, por eso hay que elegir los más competitivos y los que mejor se adapten al mercado.

2. Análisis de mercado. No se pueden acaparar todos los mercados, por eso se deben analizar aquellos más favorables a la oferta y también a quién se va a dirigir. Para ello se debe tener en cuenta varios aspectos: las ventajas competitivas de nuestro servicio, la demanda del propio mercado (qué les motiva a la compra, los valores y cultura del país), la cercanía y conocimiento que se tiene de dicho mercado. También es preciso conocer el funcionamiento y las leyes del país.

3. Análisis de producto. Hay que decidir qué se va a ofrecer, focalizando siempre en aquellos que tengan un mayor potencial en el exterior, sin olvidar sus ventajas competitivas sobre el resto de prodcutos del mercado.

Transmitir una imagen sólida

La imagen que se proyecte debe ser buena, sólida y original, con un toque personal propio y una buena comunicación que permita darse a conocer tanto en entornos convencionales (ferias, publicidad…) como en medios online. Hay que tener en cuenta que los clientes investigan por internet, por lo que es necesario tener una estrategia online y una marca consolidada y fuerte, que facilite la entrada en los nuevos mercados y que transmita las ventajas competitivas de los productos y servicios.

Ser empáticos

En un contexto internacional, la empatía se vuelve crucial: saber negociar, escuchar y resolver los problemas del otro es importante, pero lo es más aún ponerse en la piel del otro y comprenderlo. También es necesario ser conscientes de las diferencias que pueden surgir y tener la capacidad de saber gestionarlas.

 

En Proasur somos una empresa referente en el campo del diseño, la ingeniería y producción de proyectos museísticos y culturales. Poseemos una dilatada trayectoria internacional gracias a la cual hemos explorado mercados en América del Sur (Talca y Santiago de Chile, en Chile; Bogotá, en Colombia) y otros países europeos como Reio Unido (Glasgow), Bélgica (Bruselas), o Alemania (Hannover y Dusseldorf) y Portugal (Oporto), además de diferentes ciudades españolas. También hemos tenido el honor de colaborar en proyectos en Argelia (Argel y Constantine), Miami (EE. UU.), Japón (Aichi), y Kuwait, donde participamos en el proyecto museográfico del Centro Cultural la ciudad.