19 de junio, 2020

Adaptación de las oficinas ante la COVID-19

adaptacion de oficinas ante covid

Hasta la presencia de la covid-19, las oficinas se encontraban en renovación, en una búsqueda del confort y la comodidad de los trabajadores. Los grandes protagonistas eran los espacios diáfanos y de coworking. Pero la irrupción de esta pandemia nos ha obligado a renovar de nuevo (valga la redundancia) la imagen de los espacios de trabajo.

A la busqueda de una nueva apariencia

El coronavirus se presenta como amigo de los espacios cerrados donde se congrega mucha gente que está en continuo movimiento y contacto. Para luchar contra ello, las empresas deberán buscar nuevos criterios decorativos que garanticen la salud e higiene de los trabajadores.

El reto ahora está en integrar armónicamente los nuevos elementos que han venido para quedarse, como las mamparas, con el diseño moderno de cada oficina, sin dejar a un lado la salubridad y el compromiso con el medio ambiente.

Por otra parte, no debemos olvidar que este virus sobrevive 24 horas sobre el cartón, 48 sobre el acero inoxidable y 72 sobre el plástico, por lo que la limpieza va a cobrar una gran importancia. De ahí que no baste con incorporar esos elementos que a fecha de hoy se tornan necesarios, sino que también hay que buscar materiales que faciliten la limpieza y desinfección de las oficinas a la vez que son respetuosos con nuestro ecosistema.

Y es que, aunque el teletrabajo y el trabajo remoto han venido para quedarse, muchos negiocios necesitan la presencia física de los trabajadores.

Estas son las medidas de seguridad e higiene que se adaptaran en las oficinas

Lo más importante en esta “nueva normalidad” es salvaguardar la distancia mínima de seguridad, por lo que muchos negocios tendrán que redistribuir los espacios. La forma más efectiva es a tresbolillo, es decir, dejando un hueco entre cada puesto de trabajo, lo cual hará que se reduzca el espacio a la mitad.

Otra forma de contribuir a paliar el posible contagio es establecer turnos rotativos de teletrabajo en aquellos casos en los que sea posible, y turnos de trabajo presencial siempre y cuando la opción del trabajo telemático no sea posible.

A medida que los trabajadores se reincorporen a sus puestos de trabajo, aquellas empresas que se lo puedan permitir les realizarán la prueba del coronavirus para garantizar que ninguno de ellos está convaleciente.

Establecer una organización en los horarios de trabajo puede ser complicado, pero lo realmente complicado es retomar la actividad laboral y recordar la máxima del no contacto. Por eso es importante establecer una serie de “normas” para el día a día en la oficina:

  • Con el fin de evitar cuellos de botella a la entrada y salida de la oficina, se puede plantear en algunos acasos la flexibilidad horaria para incorporarse al puesto de trabajo presencial.
  • Se señalizará en el suelo de los pasillos la dirección únca que deben seguir los empleados para evitar cruces y garantizar la distancia de seguridad.
  • La ocupación en las cocinas y comedores va a ser un problema, por eso darán prioridad a quienes pueden irse a comer a casa. Para respetar el límite de aforo, se podrán establecer horarios rotativos en el horario de comida: por ejemplo, quienes vayan por la mañana, podrán ir a sus hogares a comer y pasar allí el resto de la jornada; mientras, otro grupo de empleados podrá trabajar por la mañana y comer en casa e ir por la tarde a la oficina. Aquellos que no puedan ir a sus hogares, deberán respetar la distancia de seguridad con el resto de comensales (con la posibilidad de establecer horarios de comida) y mantener una estricta limpieza del espacio.
  • Dada la gran resistencia de la covid-19 sobre diferentes superficies, se incluirán puntos de desinfección en los que se encontrarán soluciones de gel hidroalcohólico. También se intensificará la limpieza del edificio y de los puestos de trabajo, prestando especial atención a aquellas zonas más propensas al contaco como pomos, manillas, grifos, etcétera. Además, se realizarán limpiezas periódicas con ozono.
  • En algunos casos, se tomará la temperatura de los trabajadores con termómetros o mediante cámaras térmicas que midan el calor corporal para ver si tienen fiebre o no.
  • Las ventanas y puertas se abrirán con frecuencia, provocando corrientes cruzadas, especialmente antes y después de la jornada laboral para que el aire circule.

Tanto para el puesto de trabajo como para el día a día, será fundamental contar con un kit anticontagio, compuesto de guantes, mascarilla y gel desinfectante.

La tecnología más puntera en la nueva era postcovid

Para muchos, la tecnología más novedosa será la clave en la nueva era post covid por varios motivos.

El primero de ellos es que, aunque no nos demos cuenta, utilizamos las manos para muchas cosas. Por ejemplo, para llamar al ascensor o para el dispensador de jabón. Por tanto, presenciaremos un aumento de la tecnología contactless que garantice nuestra salud.

Además, la calidad del aire cobrará una gran importancia, ya que se ha demostrado que, cuando un contagiado estornuda, las gotas de agua procedentes del estornudo se mantienen en el aire durante hasta tres horas. Por eso la pureza del aire va a ser fundamental: mediante corrientes cruzadas haremos circular el aire, pero también mediante dispositivos electrónicos que midan la calidad del mismo.